a aaaaa

Testimonios

  • Testimonios 8 Testimonios 8
    Tuve el privilegio de que en esta casa fuera personalmente la Sra. Josefina Morales de Campos la que dirigiera mi Grupo de la Agrupación de Esposas Cristianas (fundadora de la AEC).  Por ese tiempo ...
    Read More...
  • Testimonio de Mons. Juan José Hinojosa Testimonio de Mons. Juan José Hinojosa
    Homilía de Monseñor Juan José Hinojosa n la Santa Misa del día Miércoles 6 de Marzo concelebrada con el Director de EjerciciosR.P. Fernando Lebrack Coria Lozano en el Santuario de Nuestra Señora...
    Read More...
  • Testimonios 7 Testimonios 7
    Nos sostienes Señor en la palma de tu mano Tenía yo en el año 1969 aproximadamente 25 años de casada, con 13 hijos y próximo a casarse mis dos primeras hijas, cuando después de tomar unos Cursillos...
    Read More...
  • Testimonios 6 Testimonios 6
    … recibo la llamada de una amiga para invitarme a una reunión de señoras…   se trataba como una escuelita de casadas.” Mi nombre es J. A. DE R.,  hace un año, una noche, tranquila en mi...
    Read More...
  • +MARTHA MEDRANO DE VELASCO +MARTHA MEDRANO DE VELASCO
    +MARTHA MEDRANO DE VELASCO  (1936-2012)
    MUJER ADMIRABLE, ESPOSA  EJEMPLAR, MADRE AMOROSA DE 6 HIJAS, APÓSTOL DE SU HOGAR Y AMBIENTE SOCIAL.
    APÓSTOL DE LA AGRUPACIÓN DURANTE 41 AÑOS...
    Read More...
  • 1
  • 2

Testimonios 7

Nos sostienes Señor en la palma de tu mano

Tenía yo en el año 1969 aproximadamente 25 años de casada, con 13 hijos y próximo a casarse mis dos primeras hijas, cuando después de tomar unos Cursillos de Cristiandad nos invitaron a  mis cuñadas,  vecinas y a mí a  formar un grupo de la Agrupación de Esposas Cristianas.

Tuvimos la fortuna de haber nacido en un hogar cristiano y piadoso de tal forma que sentimos una atracción inmediata al sistema y método que  la Agrupación  nos ofrecía, aunque ya habíamos tenido la oportunidad de recibir algo de formación por otros medios  está nos cautivo por su novedad.

El hecho de  tener una familia tan numerosa, tenía muchas obligaciones  y no era fácil poder alejarme mucho de casa,  pero  en esta ocasión al tener la oportunidad de tener tan cerca el lugar y el horario para recibir la nueva formación humana y espiritual pues se me abrió la oportunidad de que se me cumpliera un anhelo interior de formarme para ser mejor esposa, madre, ama de casa y apóstol de mi hogar.

Aprendí el valor y la dignidad de ser Mujer, aprendí a encontrar a Dios en las diversas etapas de la vida.  Aprendí a ofrecer todo con ese ¡Todo por ti Señor! Y a darle valor hasta las más sencillas tareas en el hogar, aprendía a quitarme el exceso de sensibilidad a la tarea y a darle un sentido sobrenatural y de gracia, en pocas palabras a vivir cada instante unida a Jesús.  Fue una verdadera revalorización de lo importante del cumplimiento a la vocación y de cómo se puede vivir tratando de unir mi voluntad a la voluntad de Dios en un constante abandono. Las meditaciones de los textos fueron para mí, mi compañía, mi consuelo, mi alimento, mi fuerza y sustento, en una  palabra ensancharon mi capacidad de amar. La Agrupación me hizo consciente de la dignidad y valor de la vocación matrimonial, como a través  de la meditación de los textos nos iban  dando  suavemente las herramientas para poder afrontar cada etapa de nuestras vidas a mis compañeras de grupo y a mí.  Descubrí la posibilidad grandiosa de santificarme en el matrimonio. Dice el Señor:
“Lo libraré porque conoce mi nombre”  Aprendí a conocer a Jesús por medio de su  Palabra y de sus Sacramentos.

El haber conocido a la Sra. Josefina Campos me hizo constatar que si es posible alcanzar la santidad desde el matrimonio.  Fui testigo de las múltiples y variadas circunstancias difíciles y como con la fuerza de su FE y su confianza pudo sobrellevarlas con mucha valentía y paz.  Le doy gracias infinitas a Dios de que ella tocara mi corazón y mi vida, vi con claridad como ella espejeaba todas sus virtudes y constaté como se desarrollan por la gracia bautismal  y como ella recibió tantos dones del Espíritu Santo. Se puede decir que sufrimos con ella, pero también aprendimos tanto de su confianza a Dios Nuestro Señor. Fue una mujer de Paz y de un enorme amor a Dios, dedicó su vida a la Salvación de las Almas.

Asistí por 43 años a la clase,  siempre sentí que la necesitaba.  Hace un año murió mi esposo, fueron 69 años de vida matrimonial, ahora estoy por cumplir 89 años, mi familia de 13 hijos se multiplicó, ahora tengo la fortuna de tener una familia de 116 miembros con mis hijos, nietos y bisnietos.

Le  debo a la Agrupación de Esposas Cristianas el haber podido cumplir con mi vocación, de sentirme muy amada por Dios Nuestro Señor y poder haber hecho sentir a los míos muy amados y afortunados de vivir cerca de Jesús y sostenida de la palma  de la mano de Dios Nuestro Señor.

RGE

69 años de casada

43 años en AEC

Monterrey, N.L.

Categoría de nivel principal o raíz: AGRUPACIÓN DE ESPOSAS CRISTIANAS