a aaaaa

Testimonios

  • Testimonios 8 Testimonios 8
    Tuve el privilegio de que en esta casa fuera personalmente la Sra. Josefina Morales de Campos la que dirigiera mi Grupo de la Agrupación de Esposas Cristianas (fundadora de la AEC).  Por ese tiempo ...
    Read More...
  • Testimonio de Mons. Juan José Hinojosa Testimonio de Mons. Juan José Hinojosa
    Homilía de Monseñor Juan José Hinojosa n la Santa Misa del día Miércoles 6 de Marzo concelebrada con el Director de EjerciciosR.P. Fernando Lebrack Coria Lozano en el Santuario de Nuestra Señora...
    Read More...
  • Testimonios 7 Testimonios 7
    Nos sostienes Señor en la palma de tu mano Tenía yo en el año 1969 aproximadamente 25 años de casada, con 13 hijos y próximo a casarse mis dos primeras hijas, cuando después de tomar unos Cursillos...
    Read More...
  • Testimonios 6 Testimonios 6
    … recibo la llamada de una amiga para invitarme a una reunión de señoras…   se trataba como una escuelita de casadas.” Mi nombre es J. A. DE R.,  hace un año, una noche, tranquila en mi...
    Read More...
  • +MARTHA MEDRANO DE VELASCO +MARTHA MEDRANO DE VELASCO
    +MARTHA MEDRANO DE VELASCO  (1936-2012)
    MUJER ADMIRABLE, ESPOSA  EJEMPLAR, MADRE AMOROSA DE 6 HIJAS, APÓSTOL DE SU HOGAR Y AMBIENTE SOCIAL.
    APÓSTOL DE LA AGRUPACIÓN DURANTE 41 AÑOS...
    Read More...
  • 1
  • 2

El Espíritu Santo


El Espíritu Santo nos ayuda a asimilar la doctrina de Cristo.

La misión de Cristo y del Espíritu Santo se realiza en la Iglesia, Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu Santo. Esta misión conjunta asocia desde ahora a los fieles de Cristo en su comunión con el Padre en el Espíritu Santo: el Espíritu Santo prepara a los hombres, los previene por su gracia, para atraerlos hacia Cristo. Les manifiesta al Señor resucitado, les recuerda su palabra y abre su mente para entender su muerte y resurrección. (Catecismo, n.737).

Con frecuencia notamos que tenemos ideas claras sobre la doctrina católica. Si nos hicieran un examen, probablemente sacaríamos una buena nota. Pero una cosa es saber algo y otra es vivirla. Necesitamos una ayuda especial para poder ir formando nuestra conciencia moral, y esta ayuda viene del Espíritu Santo.

En realidad, el verdadero artífice de una conciencia bien formada es el Espíritu Santo: es Él quien, por un lado, señala la voluntad de Dios como norma suprema de comportamiento, y por otro, derramando en el alma las tres virtudes teologales y los dones, suscita en el corazón del hombre la íntima aspiración a la voluntad divina hasta hacer de ella su alimento.

Con mucha frecuencia no vemos claramente el por qué la Iglesia nos exige ciertos comportamientos morales. En estas ocasiones tenemos que echar mano de una ayuda superior, la del Espíritu Santo. El puede doblar nuestro juicio para hacerlo coincidir con el de Dios.

El Espíritu Santo nos da la fuerza necesaria para vivir nuestros compromisos bautismales.

La vida cristiana es una opción que debemos renovar todos los días. Dios nos deja libres. En cualquier momento cabe la posibilidad de echarnos atrás, de quedarnos indiferentes, de ser unos cristianos “domesticados” como ciertos animales que sólo sirven para adornar el hogar, pero que ya no son agresivos porque están domados.

También la conciencia se puede domesticar y recortar a una medida cómoda. Una conciencia para andar por casa, es una conciencia mansa, que nos presenta los grandes principios morales suavizados, que nos ahorra sobresaltos, remordimientos y angustias. Ante las faltas, sabe encontrar justificantes y lenitivos: ‘estás muy cansado’, ‘todos lo hacen’, ‘obraste con recta intención, lo hiciste por un fin bueno’, ‘es de sentido común’.

El Espíritu Santo no deja de venir a nosotros constantemente


Experimentamos muchas venidas del Espíritu Santo durante nuestra vida. Las más fuertes son cuando recibimos los sacramentos. Por medio de cada sacramento el “artífice de nuestra santificación”, el Espíritu Santo, va acabando su gran obra en nosotros, nuestra transformación en Cristo.

Además de estas venidas sacramentales del Espíritu Santo, hay otras que son menos espectaculares, pero no por eso pierden importancia: su influencia sobre nuestra conciencia moral.

Para el alma en estado de gracia, la voz de la conciencia viene a ser la voz del Espíritu Santo, que ante ella se hace portador del querer del Padre celestial.

Nuestra vida debería ser un constante diálogo con el Espíritu Santo. Es imposible vivir la vida cristiana, cumplir con el principio y fundamento... sin esta colaboración con el divino Huésped del alma, el Espíritu Santo.